sábado, 24 de enero de 2009

aprovechando una figura retórica

Al releer el post anterior me ha dado cuenta de que, como Obama en sus discursos, he empleado la anáfora.
Al pensar en él, he decidido expresar públicamente que sentí una emoción especial el día de su toma de posesión, me parece extraordinario que un hombre negro haya llegado a ser el presidente del país más poderoso de la Tierra.
Yo creo que su mérito es haber sembrado la esperanza en un Mundo mejor. Desde aquí mi felicitación y mi agradecimiento anticipado.
* foto tomada de Internet.

3 comentarios:

Amalia dijo...

yo también me emocioné mucho el día de su toma de posesión, tiene un aura muy especial. Me ha hecho ilusión que hayas dedicado un post a Obama.Gracias y un abrazo

Lales dijo...

Comentario a mi post: la anáfora es una figura retórica que consiste en la repetición de una o más palabras al principio de cada frase o verso. Simplemente noté que repetí la palabra EN. No quiero con esto compararme a Obama, del que dicen los analistas de sus discursos que es un alumno aventajado de Cicerón, el padre de la retórica moderna, Barak (para los amigos) utiliza en sus discursos muchas de sus técnicas.

Isabel Romana dijo...

También a mí me ha parecido extraordinaria su victoria, que es un poco la victoria de todos nosotros, quienes creemos en la igualdad y en la democracia. Esperemos también que en su mandato haya más aciertos que errores. Un beso enorme.