domingo, 9 de noviembre de 2008

la granada - the pomegranate

.. es el fruto del granado, del que comemos las semillas con una pulpa carnosa de color rojo rubí precioso. Es una fruta de muy bajo valor calórico, destaca su contenido de potasio, vitamina C y taninos, por lo que es astringente.
Unas semillas de granada son según la mitologia griega, las responsables de la alternancia y duración de las estaciones del año. La historia muy resumida es la siguiente:
Perséfone era hija de Deméter, la diosa del campo y del jardín; un día fue raptada por Hades, el señor de los infiernos para casarse con ella.
Deméter buscaba a su hija desesperadamente, recorrió cada rincón de la tierra buscándola, hasta que el Sol, que todo lo ve, decidió contarle lo que había sucedido. Deméter enfurecida dejó la tierra, que sin su presencia se quedó estéril y vacía, nada crecía ya en ella. Marchó a hablar con Zeus para que le exigiese a Hades que devolviera a su hija. Perséfone ya se había casado con Hades, y había comido unas semillas de granada en el banquete que hubo tras la boda, desconociendo que la granada es la fruta del inframundo, que la retendría allí para siempre. Pero Deméter no se resignó y acabó bajando al Infierno, tras cruzar la laguna Estigia, y sin temer al perro Cancerbero.
Y frente a frente con Hades, le comunicó su intención de recuperar a su hija o de permanecer en el infierno hasta que Perséfone regresara a la tierra con ella.
Viendo Zeus que la tierra agonizaba sin Deméter y que las flores se negaban a crecer, el verde de los pastos amarilleaba y hasta los animales dejaban de tener crías, se puso de parte de Deméter, y así acabaron llegando a un acuerdo con Hades. Perséfone pasaría medio año con Hades en el mundo de los muertos, y el otro medio con su madre, bajo el sol, y esta solución intermedia fue, la que al fin, aceptaron todos.
Y es por esto por lo que la mitad del año, todo florece y llega la primavera, personificada en Perséfone, y la otra mitad, aquella en que vuelve al hogar de Hades, llega el frío, la lluvia y la nieve, ya que ella ha marchado y su madre la extraña y llora, regando los campos con nieve y hielo.
El número de semillas de granada que Perséfone se comió varia entre 4 o 6 dependiendo de la duración de la estación fría donde se cuenta la historia.


Me gustan mucho las granadas y he aprendido una forma muy sencilla y rápida para desgranarlas. Os pongo un enlace a un video que he colgado en Youtube para explicar como hacerlo.
http://es.youtube.com/watch?v=iP077XVNEF0

8 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Me ha encantado esta historia acerca de los granos de granada que comió Perséfone, es un detalle en el que no había reparado nunca. Y la granada me gusta muchísimo. Te ha quedado perfecto el post. Besitos.

Lales dijo...

Querida Isabel:sí tuviera el don que tú tienes para la escritura, mi relato si que habría sido precioso, ¡cómo te envidio!
Muchas gracias por tus siempre amables comentarios, al final me voy a creer que lo hago bien. Besitos.

Amalia dijo...

Gracias por el post, ha sido muy interesante, no sabía nada de esta historia mitológica, está además muy bien narrada, y gracias por el video,es una forma fantástica de pelar granadas.

Anónimo dijo...

En mi decreciente memoria la granada se asocia a un delicioso sabor y al repetido aviso de que sus manchas son muy difíciles de quitar. Un abrazo. Giuliano

Lales dijo...

Giuliano ¿eres Salvatore? Me tienes desconncertada.

Anónimo dijo...

muy bueno mamá

Lales dijo...

GRACIAS, cariño, no sabes que ilusión me ha hecho que lo hayas leido.

Anónimo dijo...

Efectivamente. Buena memoria, colega. Giuliano