martes, 11 de noviembre de 2008

hoy hace 90 años

El 11 de noviembre de 1918 se firmó el armisticio que puso fin a la Primera Guerra Mundial. El Rey Jorge V de Inglaterra instauró la conmemoración de esa fecha con el fin de recordar a todos los caídos en batalla.
Por ello hoy se celebra el Remembrance Day o Poppy Day.
Flandes fue escenario de las batallas más cruentas de la Primera Guerra Mundial. Tras la contienda, las amapolas fueron las primeras flores en aparecer por millares en los campos flamencos.
John McCrae, un médico canadiense, al ver los campos de amapolas escribió el siguiente poema y por ello, esta flor se convirtió en el símbolo de este día:
In Flanders Fields
In Flanders fields the poppies blow
Between the crosses, row on row,
That mark our place; and in the sky
The larks, still bravely singing, fly
Scarce heard amid the guns below.
We are the Dead. Short days ago
We lived, felt dawn, saw sunset glow,
Loved, and were loved, and now we lie
In Flanders fields.
Take up our quarrel with the foe:
To you from failing hands we throw
The torch; be yours to hold it high.
If ye break faith with us who die
We shall not sleep, though poppies grow
In Flanders fields.
<
En campos de Flandes las amapolas se funden
Entre las cruces, hilera a hilera,
Es la marca de nuestro sitio; y en el cielo
Las alondras, lanzando aún su valiente grito, vuelan
Sin que nadie las sienta aquí entre los cañones.
Muertos estamos. Días antes
Vivimos, sentimos, vimos crepúsculos rojizos,
Amamos y fuímos amados, y ahora reposamos
En tierra flamenca.
Retomemos nuestra lucha con el enemigo:
De nuestras inertes manos te lanzamos la antorcha;
Es ahora tu tarea mantenerla bien alta.
Si nos traicionas a nosotros que dimos la vida,
Nunca descansaremos, aunque las amapolas crezcan
En los campos de Flandes.
* amapola adquirida en las calles de Barnstaple en noviembre de 2004

2 comentarios:

Isabel Romana dijo...

Un poema conmovedor. "Si nos traicionas a nosotros que dimos la vida..." Qué necesario es exigirnos agradecimiento. Besos.

Anónimo dijo...

En las entregas de este diario abierto y generoso no sé qué admirar más si la belleza nítida y serena de las imágenes, la sencilla claridad de los textos o el hecho de compartir conocimientos y emociones.
M.B.